tilt y los vidrios al suelo

tilt

Teatro: Abasto Social Club – Yatay 666-

Funciones: Viernes 23 hs

Entrada: $50 y $70-

Dramaturgia y Dirección: Ezequiel Tronconi Vestuario: Ludmila Fincic, Nicole Saal Escenografía y Diseño de Luces: Pablo Calmet Diseño de afiche: Axtor Diseño sonoro: Jimmy Ce Producción ejecutiva: Checha Amorosi, Agustín Oberto Actúan: Romina Fernandes, Carolina Marcovsky, Sebastián Muñiz, Ezequiel Tronconi, Maximiliano Zago Prensa: Checha Amorosi, Agustín Oberto

Amor en tiempo de fichines …

En el sótano de un local de video juegos que supo brillar en el pasado, un grupo de amigos se reúne con motivo de celebrar el cumple de Federico, quien como todos los años, intenta revivir viejos momentos llevando adelante una serie de actividades, juegos y reglas que ya perdieron sentido. El festejo viene con papitas, chizitos, Fanta y algunos rencores.

Durante el transcurso de la obra, el grupo intentará volver al pasado una y otra vez sin éxito, ya que el presente de cada uno hace cada vez más evidente que ya son adultos y es hora de destilarse.

Sofi, Richard y Fede contemplan horrorizados a Mauricio, que cambió su look y se presenta con la novia, rompiendo una de las reglas de oro. A su vez, Marcela los contempla horrorizada a ellos en grupo, no logra comprender su dialecto y la falta de alcohol en una fiesta. Esta contraposición de personalidades pronto arranca la primera carcajada del público y se iniciara una seguidilla de situaciones de choque que conservan el ritmo en la obra.

Ezequiel Tronconi, escribe, dirige y actúa (Federico) esta pequeña pieza que posee un trabajado diseño de escenografía con dos máquinas de fichines antiguas, un estante lleno de botellas vacías de la vieja bebida naranja más la mesa servida estilo “asalto” de barrio.

Las maquinas arcades no se encienden, pero se habla mucho del tema con total devoción. El soporte lumínico junto con el sonoro elaboran un ingenioso entre acto, creando un clima ochentoso.

Romina Fernandez, Sebástian Berta Muñiz, Maximiliano Zago y el mismo Tronconi conforman un clan entrañable, sus personajes creen odiar y amar lo mismo a través de los años. Tanto el explosivo personaje de Carolina Marcovsky, como el descubrir que algunas cosas ya no están, serán el disparador de ingeniosos diálogos que no harán otra cosa que evidenciar que el letrero de TILT (que solía aparecer en los flippers cuando  se le daba un golpe a la maquina ) debe apagarse.

catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion
JULIA PANIGAZZI
jpanigazzi@catarsistextual.com.ar
crítica originalmente publicada en www.asalallena.com.ar

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *