cartas de la ausente

cartasdelaausentecatarsistextual

Teatro: Nacional Cervantes- Libertad 815-
Funciones: Jueves, Viernes y Sábados : 21:30hs, Domingos 21:00 hs
Entrada: $60 a $75

Dirección: Mónica Viñao Texto: Ariel Barchilón Fotografia: Gustavo Gorrini, Mauricio Cáceres Diseño Gráfico: Verónica Duh, Ana Dulce Collados Asistencia de Dirección: Marcelo Mendez Coreografia: Camila Villamil Diseño Sonoro y musicalización: Diego Fischerman Iluminación, vestuario y escenografía: Graciela Galán Elenco: Daniel Fanego y Vando Villamil. Prensa: TNC

Buenos Aires, años treinta, Doña Elvira sale a su patio recién baldeado y dispone de los muebles de jardín, algo nerviosa, aguarda la llegada de Rufino, recientemente liberado de prisión con el cual Luli se ha estado escribiendo cartas a lo largo de varios (muchos) años… El encuentro se produce entre ademanes ceremoniosos, por parte de ella, y tristeza y añoranza por parte de él, todo parece girar en torno a la ausente, Luli, que dejo una foto, el cuarto cerrado y una ilusión.

Continuar leyendo »

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

miembro del jurado

miembro del jurado

Teatro: Nacional Cervantes – Libertad 815-

Funciones: Viernes y Sábados 19hs – Domingos 18:30hs

Entrada: $60

Autoría: Roberto Perinelli Dirección: Corina Fiorillo Vestuario: Julieta Risso Escenografía: Julieta Risso Música original: Rony Keselman Asistencia de dirección: Vanesa Campanini Coreografía: Mecha Fernández Actúan: Silvina Bosco, Ernesto Claudio, Roberto Vallejos Prensa: TNC

Carnaval de mi barrio

donde todo es amor,

cascabeles de risas

matizando el dolor…

Las sala Luisa Vehil se enciende con esta pieza que se desarrolla enteramente bajo una atmósfera de suspenso, con cuotas de humor medido a cargo de un magnífico elenco. Perinelli nos sitúa en el primer día de libertad de Simón, quien sale de la cárcel y se encuentra con Mejía que le ofrece un trabajo. Es un caluroso día de carnaval, las murgas se escuchan por momentos lejos, por momentos cerca y la tensión crece. Los códigos se van rompiendo entre delincuentes que son y si bien no tendrían que darse información personal, la conversación amena comienza a dar lugar a las confidencias…
Continuar leyendo »

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone