el viento en un violin

elvientoen unviolin catarsistextual

Teatro: Paseo La Plaza – Av. Corrientes 1660-

Funciones:(enero) Viernes 20:00, Sábados 22:30, Domingos 21:30

Entradas: desde $250 hasta $300

 

Libro y Dirección: Claudio Tolcachir Asistencia de Escenario: Pedro Ferreyra Diseño de Luces: Omar Possemato Escenografia: Gonzalo Córdoba Elenco: Tamara Kiper , Inda Lavalle , Miriam Odorico . Lautaro Perotti , Mimi Rodriguez , Gonzalo Ruíz Prensa: Marisol Cambre

 

Luego de La Omisión de la Familia Coleman y Tercer Cuerpo , Claudio Tolcachir vuelve con una pieza que aborda las relaciones familiares, los procesos de separación y la búsqueda de la felicidad : todo con ese humor incomodo que caracteriza a este joven director , responsable de la exitosa adaptación (y director) de la obra de A Miller Todos Eran Mis Hijos .

El Viento … reúne dos historias (de amor) fuertes , la de dos jóvenes que se aman mucho y la de una madre y un hijo que desearían no amarse tanto. Sin divisiones, la escenografía es compartida, son tres espacios bien definidos : el dormitorio de la madre y el living, el consultorio del psicólogo, la cocina de Dorita y el dormitorio de Celeste. El buen manejo del soporte lumínico ayuda al espectador a mantener la atención en el sitio donde sucede la acción y la distribución de los ambientes permite un dinamismo interesante.

El texto presenta dos tipos de madre: Mecha , una excelente interpretación de Miriam Odorico , es madre de un treintañero al que “le cuesta arrancar” , es una profesional la cual le gusta tener todo bajo control , manipuladora y obsesiva, intensamente insoportable, cada opinión sobre la vida de su hijo llega a el como una cachetada. El hijo eterno es Dario , personaje desarrollado por Lautaro Perotti , quien parece no importarle recibir un trato infantil por parte de la madre , decide poner fin casi por accidente a su análisis en una sesión en la cual a través de sus planteos absurdos, descubrimos su inconsistencia y necedad. Sin duda Mecha y Dario forman una dupla plagada de características representativas que se reconocen en diferentes tipos relaciones madre e hijo, logrando momentos tensos , irritantes y divertidos a la vez.

Por otro lado esta Dorita, destacable trabajo de Araceli Dvoskin , una madre opuesta a su patrona, que es justamente Mecha, trabaja en casa de señora hace añares, da las gracias por tener a su hija sonriente y bien alimentada, es poco lo que pregunta y menos lo que exige. Su hija lleva una relación amorosa con Lena, dentro de sus juegos crecen sus ansias de ser mamás y su deseo las lleva a cruzarse con Dario, abriéndole , sin darse cuenta, una puerta de salida.

Madres e hijos, personajes de fácil identificación por sus reacciones por demás humanas: una muestra de la más tortuosa forma de amar , la que desveló a Freud, y un relato de amor tan desesperado como sincero.

 

catarsis textual puntuacion catarsis textual puntuacion catarsis textual puntuacion
JULIA PANIGAZZI
jpanigazzi@catarsistextual.com.ar
crítica originalmente publicada en www.asalallena.com.ar

 

 

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *