el corso

elcorso

Teatro: El Portón de Sánchez- Sánchez de Bustamante 1034-
Funciones: Miércoles 21:30 hs
Entrada: $70 y $100

Dirección y Puesta en Escena: Jesús Gomez Autoria; Manuel Cruz Vestuario: Marcela Crestá Iluminación: Alfonsiona Stivelman Maquillaje: Marcela Padín Producción: Petaka Actúan: Maiamar Abrodos, Carlos Donigian, Roberto Giovanetti, Sabrina Gullino, Laura Palmucci, Sara Valero Zelwer Prensa: Duche-Zarate

Con sonora burla
truena la corneta
de una pizpireta
dama de organdí.
Y entre grito y risa,
linda maragata,
jura que la mata
la pasión por mí.

(“Siga el Corso”-Aieta-Garcia Gimenez)

Ya hace bastante tiempo que Esmérita llegó con sus dos hijas a Capital Federal buscando algo mejor: un futuro que terminó en un cuarto de hotel familiar el cual comparte con su padre enfermo y su hombre. Hace calor y las chicas parecen aplastadas sobre sus camas marineras, el abuelo no hace los ejercicios que le indicó el médico y la plata no alcanza… a pesar de todo esto la alegría del corso invade la pieza…

Manuel Cruz propone un relato corto que sucede durante un caluroso febrero al cual una familia intenta sobrevivir. El elenco es encabezado por Maiamar Abrodos, quien supo crear una madre-mujer-hija, saliéndose por completo del estereotipo trans que siempre carga. Sin duda el grotesco es el género que sabe llevar, el matiz de su voz junto con su anatomía la impulsa a tomar las riendas del relato, lo cual provoca que por momentos llegue a desbordar la escena debido a la personalidad aplanadora de Esmérirta, pero luego vuelve a su cauce y todos los personajes encuentran su lugar en escena.

Pila, interpretada por Valero Zelwer, es la hija mayor, la más cercana a la madre, que trae siempre a colación algún recuerdo de provincia y no esta tan pendiente de la actualidad, como su hermana Lore –una adolescente Sabrina Gillino- quien se sabe provocativa y no se le escapa nada.
En el medio anda la vecina chusma y el abuelo senil- los correctos Palmucci y Giovanetti- dan un poco de aire a la relación sofocante de la madre con sus hijas y da un descanso de la eterna tensión entre el amante – encarnado por Carlos Donigian- y las chicas…

Sobre una escenografía muy bien lograda que remite a un humilde cuarto de hotel, amplio pero mal trecho- cocina-dormitorios-comedor-balcón- el elenco se luce de principio a fin y agita un poco la cartelera porteña, retomando un género difícil pero efectivo, un tanto olvidado dentro del circuito off.

El Portón de Sanchez nos invita a disfrutar del Corso, ese desfile de comparsas que atraviesa el barrio durante la época de carnaval, y que en esta ocasión atravesara la escena generando situaciones cómicas, reacciones exageradas, momentos tristes en yuxtaposición con reacciones fuera de lugar y diálogos profundos… y siga el baile , siga el baile!

catarsis textual puntuacion catarsis textual puntuacion catarsis textual puntuacion
JULIA PANIGAZZI
jpanigazzi@catarsistextual.com.ar

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *