anis

anis

Teatro: El Estepario – Medrano 484 –

Funciones: Domingos 17:30 hs

Entrada: $60 y $80

Dirección: Adrián Canale Autoría: Adrián Canale, Marina Fantini, Irene Goldszer, Cecilia Meijide Vestuario y Escenografía: Laura Poletti Música original: Irene Goldszer Asistencia de escenografía y Asistencia de vestuario: Tatu Ravotti Coreografía: Paola Belfiore Actúan: Marina Fantini, Irene Goldszer, Cecilia Meijide Prensa: Correydile Prensa

Voy a tratar de acordarme lo más que pueda…

Aunque se me mezcla un poco todo…

Anís es un relato armado de retazos de pequeñas anécdotas, recuerdos borrosos y de los otros, sucesos inesperados como la muerte de un abuelo y la reacción de una madre, situaciones chistosas que querés volver a escuchar una y otra vez… y de las otras. Parece imposible armar una pieza de todo esto, pero lo es: gracias a un grandioso elenco conformado por tres mujeres que son puro talento que nos comienzan a envolver, previa copita de anís, en una hermosa narración que parte desde lo más intimo.

La escenografía surrealista, a cargo de Laura Poletti, contribuye con la atmósfera lúdica que acompaña el texto. Marina Fantini moja su dedo en una copita de anis, como el resto del elenco, y nos cuenta un poco como era aquella época, la de los abuelos que venían a hacerse la América, la de las madres que trabajaban y no se rascaban, dónde los papás golpeaban muy fuerte la puerta exigiendo ser atendidos y las nenas no podían ir a danza clásica. Anís es eso y mucho más, un torbellino de recuerdos que se repiten, interpretados de diferente manera una y otra vez. La música está presente, sin exagerar, y que mejor que de la mano de Irene Goldszer, que brilla de principio a fin.La repetición es uno de los recursos mejores trabajados sin llegar a agotarlo. Los baches de la memoria sirven como pausas para que vuelvan en si y planeen una nueva performance, quedando en evidencia, como los chicos, pero regalando ese precioso momento en el que preparan todo para hacer de…. La madre alcohólica, el abuelo muerto o el papá enojado.

Anís conjuga ese espacio singular- muy difícil de lograr- en el cual sucede lo que nos contaron, con los recuerdos propios pero confusos de la primera infancia. La selección de las remembranza, si es que la hubo, fue muy atinada, ya que por lo menos una de ellas se sentirá cercana en algún punto, logrando una pieza íntima de principio a fin.

catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion  catarsis textual puntuacion
JULIA PANIGAZZI
jpanigazzi@catarsistextual.com.ar
crítica originalmente publicada en www.asalallena.com.ar

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *